Diagnóstico de la laringitis

El doctor examina a un paciente que sufre de un dolor de garganta y fiebre alta

El signo más común de laringitis es la ronquera. Los cambios en la voz pueden variar con el grado de infección o irritación, que van desde un malestar a la pérdida casi total de su voz. Si tiene ronquera crónica, su médico puede querer escuchar su voz para examinar las cuerdas vocales, y lo puede dirigir a un especialista en oído, nariz y garganta.

Estas técnicas se utilizan a veces para ayudar a diagnosticar la laringitis:

  • Laringoscopia. Su médico puede examinar visualmente sus cuerdas vocales en un procedimiento llamado laringoscopia, mediante el uso de una luz y un espejo pequeño para mirar en la parte posterior de la garganta, un aparato llamado laringoscopio. El médico puede utilizar laringoscopia por fibra óptica. Ésta consiste en insertar un tubo delgado y flexible (endoscopio) con una cámara diminuta y una luz por la nariz o la boca y en la parte posterior de la garganta. Luego, el médico puede observar el movimiento de las cuerdas vocales mientras habla.
  • Biopsia. Si su médico observa un área sospechosa, puede hacer una biopsia, tomar una muestra de tejido para examinarla bajo el microscopio.