Laringoscopia

© Phoni. Videoendoskopisches Bild des Kehlkopfes mit Laryngitis gastricaLaringe inflamada
Imagen endoscópica de la laringe inflamada causada por el reflujo ácido

Una laringoscopia es un procedimiento médico en el cual el médico examina visualmente la laringe y la parte posterior de la garganta. Este procedimiento podría llevarse a cabo por una variedad de razones. Por ejemplo, se podría usar para diagnosticar problemas para tragar o vocales. Además, también podría ser utilizado para diagnosticar problemas de la garganta o el oído. Generalmente, el procedimiento se puede realizar en el consultorio de un médico, pero a veces puede llevar a cabo durante la cirugía.

Hay dos tipos de exámenes: laringoscopia indirecta y directa.

  • Laringoscopia indirecta. Toma alrededor de cinco a diez minutos para completar e implica el uso de un espejo. El médico toma un espejo y lo mantiene en la parte posterior de la garganta del paciente, usando una luz para permitir una mejor visión. Para ayudar al médico a ver las cuerdas vocales, se le puede pedir hacer ciertos sonidos. La laringoscopia indirecta puede ser incómoda para el paciente, la lengua se mantiene presionada y algunas personas podrían vomitar. La laringoscopia indirecta es útil, pero con los avances en la tecnología, se han desarrollado exámenes de garganta más fáciles para el médico y menos molestos para el paciente. Debido a esto, la laringoscopia indirecta no se utiliza tanto como lo fue en el pasado.
  • Laringoscopia directa. Implica el uso de un laringoscopio flexible o rígido. Un laringoscopio es un instrumento médico que se inserta a través de la nariz o la boca y permite al médico obtener una mejor vista de la garganta. Un laringoscopio flexible, o de fibra óptica, podría ser utilizado en el consultorio del médico, mientras que un laringoscopio rígido podría ser utilizado durante la cirugía.

Si es necesario en la cirugía, un laringoscopio rígido también podría ser utilizado para extraer objetos extraños o para recoger muestras de tejido para la prueba. El paciente se pone a dormir bajo anestesia mientras el médico usa el laringoscopio rígido. Después, el paciente puede tener dolor de garganta si el médico le puso el aparato en la garganta para quitar o recoger el material. Este procedimiento quirúrgico puede tomar entre 15 y 30 minutos en completarse.

Hay algunos riesgos asociados a someterse a este procedimiento médico, incluyendo una posible inflamación u obstrucción de la vía aérea. Sangrado o infección también podrían ocurrir si el médico tomó una muestra de tejido. Aunque el sangrado es normal si el médico, efectivamente, tomar una muestra de tejido, si el paciente presenta un sangrado excesivo o sangrado que no se detiene después de 24 horas, se debe buscar atención médica. Otro momento para hablar con un médico podría ser si el paciente tiene dificultad para respirar o muestra signos de infección.

Recursos externos