Remedios caseros para la tos

Los remedios caseros pueden ayudar a reducir la irritación de la garganta y curar la tos menores. Cuando se utiliza el tratamiento de la tos, la gente debe mantener una estrecha vigilancia sobre el paciente: si los síntomas empeoran o el paciente comienza a tener dificultad para respirar, siempre ir a un profesional médica. Además de tratar los síntomas, la mayoría de los remedios caseros para la tos también tratan la causa subyacente, y ayudarán al paciente a expectorar la mucosidad atrapada en los pulmones y respirar con mayor facilidad.

Mientras que usted está utilizando remedios caseros para la tos, tratar de mejorar también el entorno del paciente. El aire caliente y húmedo es bueno para las personas con tos, y en la tos extremos, el paciente puede beneficiarse de tomar una ducha caliente, alojarse en un baño húmedo, o de pie sobre un fregadero envuelto en una toalla, mientras que el chorro de agua caliente. El aire cálido y húmedo ayuda a romper el moco, lo que permite al paciente a expectorar la misma. Además, los fluidos son una parte fundamental del tratamiento de la tos; mantener los lotes de bebidas de pacientes de agua, jugo y té de hierbas y evitar la cafeína y el alcohol.

La mayoría de los remedios caseros se aprovechan de las propiedades naturales de las plantas. El jengibre, limón, ajo , cardamomo, almendras, y la cúrcuma son todas buenas para los que sufren de tos, como es la miel. Tal vez el remedio casero más común es el jugo de limón y la miel mezclada con agua hirviendo. Esta mezcla ayuda a calmar la garganta y alienta a la expectoración de la mucosidad. Este remedio casero puede ser tomado en cualquier momento, aunque es más eficaz cuando se toma varias veces al día. Añadir el jengibre para las propiedades curativas de más, o si el paciente siente náuseas tos.

Otro remedio casero utiliza la cúrcuma tostado, que es eficaz para la tos seca. Se puede mezclar con miel y tomar a cucharadas. Masticar vainas de cardamomo puede ayudar, así como remojar las almendras durante la noche para quitar su piel exterior marrón y molerlas hasta formar una pasta que se puede propagar en el pan con la mantequilla y el azúcar y se come para reducir la tos, improductivos secos. El ajo también puede ayudar, y es un estimulante del sistema inmunológico.

Además de tomar por vía oral remedios caseros para la tos, algunos pacientes también utilizan gárgaras, por lo general con cosas como la sal y limón, para despejar la garganta. Un paciente también puede usar una tetera de la nariz, que dirige vapor hasta la nariz para despejar los senos, o un aerosol de solución salina que pueden ser chorros por la nariz. Algunos pacientes también se benefician de pasar el tiempo en una sauna o el uso de compuestos de calentamiento de actualidad en el pecho para calentar los pulmones y aflojar el moco que contienen.

Un surtido equilibrado de remedios caseros en combinación con el calor, el descanso y muchos líquidos puede ayudar a poner fin a una tos o frío. Si los síntomas continúan, se está empeorando, o ser paralelos a sangrado o dificultad para respirar, el paciente debe consultar a un profesional de la salud o sala de emergencia si los síntomas ameritan. Asegúrese de decirle al profesional médico cuánto tiempo el paciente ha estado enfermo, lo que se han utilizado tipos de remedios, y los síntomas que el paciente ha estado experimentando.

Los remedios naturales para la tos cubren un amplio espectro que va desde soluciones de sentido común a los cuentos populares esotéricos a elixires extrañas y bizarras preparados bajo la luz de una luna llena. Los mejores remedios naturales para la tos implican tiempo y descanso, y si eso no funciona es el momento de ver a un médico. La tos vienen en variedades innumerables – piratería, seco, mojado, sibilancias , y jadeando, por nombrar unos pocos – y parece que hay al menos varios remedios naturales para todos y cada versión. Cualquier, todos, o ninguno de los brebajes caseros populares puede trabajar, o no, depende de la enfermedad subyacente y la fuente de la congestión irritante.

En la categoría de los enfoques de sentido común, la cougher en cuestión debe respirar vapor. El aire húmedo, caliente alivia las vías respiratorias y afloja la flema . Además, a fin de que los senos para drenar, la cabeza debe estar elevada cuando están en la cama. Beber por lo menos 64 onzas fluidas (1.89 litros) de agua al día es importante, ya que el líquido va a actuar como un expectorante . Si la persona afectada es un fumador, debe dejar de, por lo menos hasta que la tos ha desaparecido por completo.

Comer alimentos picantes como los chiles ayudará a aflojar la mucosidad. Beber té caliente, tendrá el mismo efecto, especialmente si se ha dosificado con un poco de miel, limón, o ambos. Uno de los remedios naturales más populares para la tos consiste en una mezcla que contiene whisky, miel, azúcar y jugo de limón. El azúcar debe disolverse, y se supone que los otros tres ingredientes que se añaden en partes iguales. Ellos rara vez son, y esos brebajes convierten inevitablemente a ser aproximadamente el noventa por ciento del whisky.

La mayoría de los naturales remedios para la tos incluyen la miel. Es muy importante, sin embargo, que la miel no debe administrar a niños menores de un año de edad. Existe el riesgo de contaminación de botulismo en la miel, y aunque es un pequeño riesgo, que podría resultar peligrosa para la vida a un bebé. Un remedio natural popular para un niño con una tos consiste en el jugo de medio limón mezclado con agua. Esto se debe administrar varias veces al día.

Los remedios naturales para la tos que se encuentran en el archivo de esotérico, extraño, y francamente raro incluyen aromaterapia , reflexología, y hacer gárgaras de salsa de pimienta de cayena y agua. Algunos homeópatas y naturópatas sugieren que uno de los mejores remedios naturales para la tos es un enema de agua tibia, a pesar de que parece una conclusión razonable de que un tratamiento de este tipo tendría un efecto insignificante en los pulmones.

Es probable que los mejores remedios naturales para la tos son los que muchas personas han utilizado desde tiempos inmemoriales. Basta con preparar una taza de té caliente, añadir un montón de limón y una cucharada de miel y tomar distancia. La mezcla puede no curar la tos, pero por lo menos tiene buen sabor.